¿Usted vive una relación tóxica?

En el amor o en la amistad, las críticas malvadas son tan nocivas como los maltratos, reconocer la violencia y evaluar la hora de evitarla ahorrará mayores malestares.

Intentar menospreciar el otro con actitudes o comentarios desobligantes, son conductas comunes en las llamadas relaciones tóxicas, sean ellas entre amigos, parientes o parejas. Si uno tiende a despreciar al otro o no se alegra con las conquistas de aquella persona, es claro que esta conducta será dañina. Además de la ridiculización y el desdén, pueden ocurrir mentiras, ofensas y manipulaciones. En situaciones más agudas, la falta de respeto se amplifica y llega a la violencia física.

En el 2017 el Instituto de Medicina Legal de Colombia reportó que 49.423 personas fueron víctimas de violencia de pareja. De esta manera, se observa como a nivel nacional aún este fenómeno que es derivado de una relación tóxica es una conducta “aceptada” y muchas veces ignorada por la sociedad colombiana. Pensar que no gusta de ser quien es cuando esta con esa persona, indica que la relación es tóxica en algún grado. Así mismo, hay parejas formadas por agresores y agredidos en una dinámica en la que los papeles se alternan, en ese caso se considera la convivencia como bitóxica, sin embargo, lo más frecuente es que una parte sea activa en la ofensa y la otra en la pasividad, sufriendo siempre las acciones opresivas, la segunda es la que normalmente asiste a terapia.

La persona que se siente herida debe hacerse las preguntas: “¿Por qué decidí seguir en esta relación que me hace mal? ¿Qué busco aquí? ¿Es posible volver mi relación más armoniosa? ¿Puedo mejorar la relación reduciendo el contacto o la única salida es la separación?.

Como identificar una relación tóxica

Antes de clasificar una relación como tóxica, vale recordar que cualquier interacción entre dos personas es compleja. Ninguna será equilibrada todo el tiempo ni involucrará a seres humanos siempre sensatos. Lo importante es observar si es positivo pensar en la pareja. Si se tiene cariño, se siente bien en su presencia. Cuando esto provoca tensión, hay un problema, puede ser algo puntual o más generalizado.

La sociedad “moderna” ha perdido la noción de cómo convivir sin utilizar como base de la violencia, somos muy intolerantes. Es como si no fuera posible encontrar diferencias que construyan, lo ideal sería aprender a lidiar mejor con estas diferencias y aceptar a los otros, realmente en la práctica es algo muy difícil de hacer por el egoísmo y egocentrismo que son presentados en muchas ocasiones como valores de la persona, siendo difícil de erradicarlos de la sociedad.

Para quien está fuera, puede parecer incomprensible que la persona esté sufriendo y soportando el irrespeto por años. Sin embargo, no siempre es fácil determinar si es pertinente hablar sobre las actitudes de la persona (oprimido). Lo anterior puede ser contraproducente, alguien que es lastimado por las actitudes del compañero puede acabar culpándose por ellas, como si fuera completamente responsable de cómo las cosas han funcionado.

El abusador probablemente actúa así por haber sido abusado, pero sus experiencias pasadas no pueden justificar sus actitudes. El abusado debe entender qué tipo de interacción ejerce en la pareja y cómo alimenta el comportamiento negativo del compañero. Así, no repetirá el proceso con otra persona.

Lo más productivo es evaluar el recorrido que ha llevado al oprimido hasta allí y lo que puede hacer para crecer o mejorar su condición. Sirve de aliento saber que no siempre la ruptura se hace necesaria. Para los expertos, la toxicidad puede convertirse en algo sano.

¿Que hacer?

La primera medida se da estableciendo límites. Es necesario encontrar el punto correcto para cada uno, hacer acuerdos y lo principal, observar si la persona se preocupa por ello. Se debe ser honesto consigo mismo y analizar si el otro manifiesta arrepentimiento sincero, realiza cambios reales de actitud y demuestra sensibilidad hacia los sentimientos del otro. Si el opresor entiende el daño que causa (remordimiento) es posible mejorar la relación, de lo contrario será muy difícil armonizar la relación ya que las conductas opresivas no son reconocidas como erradas.

Reducir el contacto suele ser una alternativa interesante en algunos tipos de relación, aunque, la persona puede sentirse culpable por el distanciamiento; aun así, es algo importante para establecer espacios de reflexión. También ayuda a preguntarse si, en esa relación, ciertos aspectos deben ser evitados. Por ejemplo, si un hijo se estresa hace 30 años con el mismo comentario de los padres, ¿por qué insistir en esa conversación? Se deben identificar como son las criticas y lo dañinas o no que llegan a ser. Sin embargo, si el otro es abusivo y ni conversaciones, ni límites resultaron en indicio de cambios, hay que decidir si vale aún continuar en la relación.

El comienzo del cambio inicia por la autoevaluación, se debe trabajar la autoestima, valorarse y  respetarse. Expresar los deseos, sentimientos y opiniones, respetando la opinión del otro pero manifestando la importancia de ser escuchado y respetado. Comunicar las necesidades e inquietudes ya que son tan importantes como la de la pareja. Entender que el amor no significa miedo, dependencia, malestar. Te amo pero no amo eso que estas haciendo.

Finalmente, se debe entender que tal vez, dentro de cada persona que enfrenta la convivencia tóxica, haya esperanza de que el otro “despierte” y la convivencia se vuelva próxima, feliz y sana, no obstante, es esencial trabajar con base en la realidad de la pareja y buscar mejoras dentro de la medida de lo posible.

TESTIMONIOS

Luis me ayudó a entender y superar el duelo por la pérdida de un familiar, ahora estoy mas tranquila y mi vida mejoró.

Maria

La ayuda suministrada por Luis fue fundamental para mejorar mi problema de depresión pos parto por medio de las terapias.

Elza

La terapia fue fundamental para lograr superar el estrés pos traumático que tenía.

Carlos

HORARIO DE ATENDIMIENTO

Lunes – viernes 8:00 – 20:00
Sabado 8:00 – 20:00

310 6139205

AGENDA

Agenda tu consulta online e inicia tu proceso.

MARCA UNA CONSULTA